¡No perdones!

No perdones
La mayoría de la gente te aconseja que perdones a todos los que te hicieron daño, pero nunca te dicen cómo ni qué hacer con toda la cauda de emociones que rodean a esas personas. Nosotros te sugerimos lo contrario; no perdones. Perdonar es olvidar y olvidar es volver a repetir lo mismo. ¿Sientes dolor al recordar a esa persona? ¿Sientes dolor y rabia por lo que te hicieron? ¡Bien! Es a ti al que dañaron, no a los que te aconsejan, así es muy fácil dar consejos.
El rencor, como la mayoría de las emociones, es un excelente canalizador de energía, te permite focalizar tus recursos internos en una dirección. Lo que te pedimos es que no la desperdicies en las personas que te dañaron, pensamos que casi nunca valen la pena; te dañaron por inexperiencia, por egoísmo, por estupidez, porque estaban más preocupadas por sí mismas que por ti; por miedo, por ignorancia, por vanidad o por una casi infinita serie de razones que reflejan más bien sus defectos y carencias.
¿Quieres desquitarte? Se mejor que ellas, más fuerte, más inteligente. Utiliza tu rencor para blindarte, para fortalecerte, para emprender acciones que las hagan ver más pequeñas e indignas de ti. Concéntrate en ti, reúne tus fuerzas y emprende objetivos más ambiciosos, que te alejen de su nivel. Con el tiempo, conforme vayas avanzando, te darás cuenta que no valían la pena, ni lo que te hicieron fue tan doloroso.
Dice un adagio alemán: “lo mejor después de un buen amigo, es un buen enemigo”. Hay gente que al querernos destruir nos fortalece, nos enseña a no dejarnos vencer por ellos, a esforzarnos para no sucumbir; la gente que siente compasión por ti, pese a sus buenas intenciones, a veces puede debilitarte, puede llevarte a la trampa mortal de la autocompasión, de sentir lástima por ti mismo. Dales las gracias y aléjate de ellos.
Más adelante, cuando alcances tus objetivos, cuando veas que tus sueños cristalizan y mires hacia atrás, dedica una hora, no más que una hora, no merecen más, a darle las gracias a quienes te lastimaron y busca contrincantes más fuertes. En poco tiempo ni los recordarás.

Autor: Luis R. & Mauricio R.

Free thinker, philosopher of ideas and magneto of "daemons" (inspiring ideas); I love the potential contained in children and how they interact with the world. I believe in the overall success of individuals.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *